Despierta la Mañana
Lunes a Viernes de 7 a 12 con Beto Bertoncello
Escuchá la radio en vivo aquí
Nacionales

Una santafesina tuvo su bebé en casa y la demoraron en el hospital

Se trata de una joven oriunda de Rosario que desde hace dos años vive en San Juan con su pareja. A la hora de dar a luz decidió hacerlo en su hogar, pero cuando fue a pedir el certificado al hospital los detuvieron. Ahora son investigados por un supuesto robo de la beba.

El diario Rosario12 publicó el caso de Fiorela Eiras, la rosarina de 27 años que fue retenida en el hospital Rawson de San Juan. El caso fue dado a conocer por Marisa Maragliano, su mamá, quien vive en Rosario. La abuela de la niña a quien llamaron Eluney viajó hasta la provincia cuyana para conocerla y pudo dar cuenta de lo que tuvieron que pasar su hija y su pareja, Antonio Rosales tras decidir atravesar el nacimiento de la niña en su propia casa.

Tras dar a luz a Eluney fueron al hospital Rawson a pedir dos certificados, necesarios para inscribir a su hija. Sin embargo, al llegar al centro asistencial les negaron esa certificación y la mamá quedó demorada con su beba recién nacida durante más de 15 horas en la guardia. En tanto, el papá fue detenido en la comisaría 1ª, sin que le mostraran una orden de detención. Les retuvieron sus DNI.

Marisa, la abuela, hizo la denuncia pública, pidió órdenes judiciales y ayer a la tarde, su hija y la recién nacida pudieron volver a su casa. “A mi hija le hicieron una causa, una investigación por robo de criatura. Ni el juez ni el fiscal me atendieron. No me voy a volver a Rosario hasta que aclare personalmente con la directora del hospital lo ocurrido”, dijo a Rosario/12.

En San Juan no existe regulación del parto domiciliario, lo mismo en Santa Fe, así como en varias provincias del país. “Hay un tema muy complejo, porque las legislaciones son diversas y en muchos casos hay un vacío. Hay provincias que tienen legislaciones sobre esto y otras que no. En Buenos Aires, la ley de parto respetado estipula acciones para los bebés que no nacieron en instituciones y en cambio, Santa Fe adhirió a la ley de parto respetado pero no la reglamentó. No tenemos legislación”, relató María Petraccaro, activista del Colectivo Mujeres en Tribu.

Este grupo participó en la redacción del borrador de reglamentación de la ley y “hay funcionarios del Ministerio de Salud de la provincia que directamente se niegan a hablar de parto domiciliario. Mientras se siga negando su existencia, vamos a tener estas situaciones, que son aleccionadoras con el resto de las mujeres”, agregó.

En Rosario se dieron otras situaciones. “Hemos tenido problemas muy graves con traslados cuando hay complicaciones, donde maltratan a las mujeres y al equipo de la acompañó en su domicilio”, puntualizó Petraccaro. “El maltrato a quien decide parir en su casa es una forma de reforzar el poder de la corporación médica y la corporación judicial, que pretenden seguir reglando lo que hacemos con nuestros cuerpos. El caso de San Juan toma relevancia, pero esto sucede bastante cotidianamente. Si bien los partos domiciliarios siguen siendo un porcentaje muy chiquito, existen”, agregó.

La versión del hospital

La directora del hospital, Beatriz Salanitro, sostuvo: “Lo que dice la ley es que cuando un nacimiento se produce fuera de la institución, el médico sólo puede constatar la existencia del niño y sus medidas atropomédicas”, dijo y aclaró que “la madre le insistía al neonatólogo que le diera el certificado de nacimiento, pero por ley nosotros no podemos hacerlo”.

La profesional aseguró que “a través de una orden judicial debimos realizarle una revisión médica para constatar que era puérpera inmediata y controlar su estado de salud”. Marisa la desmintió. “Mi hija estaba muy bien asesorada, había averiguado todo lo que necesitaba para inscribir a la beba. Otra cosa que dijeron es que mi hija no se había hecho los controles y eso es mentira, porque tiene todos los papeles, hizo los controles como correspondía”, subrayó la abuela materna de la niña. Se hizo un análisis de ADN para constatar la identidad, pero aún no están los resultados.

La orden judicial perteneció al juez Pablo Flores, titular del Segundo Juzgado de Instrucción, tomó conocimiento de que había ingresado una mamá con su beba recién nacida buscando un certificado de nacido vivo, sin la constatación, debido a que el parto habría sido en la casa. “Hay cosas que no estuvieron claras. No hay firma de un profesional que la haya asistido en el parto y para los certificados de los nacidos vivos nosotros tenemos que constatarlo a través de un profesional que lo haya asistido, sea obstétrico o no, o testigos. La situación no está clara y se está investigando”, justificó la asesora de Menores, Patricia Sirera, a los medios de comunicación de San Juan.

Marisa decidió ir a los medios ante la impotencia que le produjo que su hija estuviera durante horas en la guardia. No sabe si su hija querrá denunciar violencia institucional, pero sí considera “necesario que se avance para que no exista vacío legal”.

Comentarios