Despierta la Mañana
Lunes a Viernes de 7 a 12 con Beto Bertoncello
Escuchá la radio en vivo aquí
Nacionales

Trabajadores lecheros inician medidas de fuerza

La Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera de la República Argentina (Atilra) decretó el inicio de medidas de fuerza, en el marco de la revisión de la política salarial para el sector que se está llevando a cabo en paritarias. Las negociaciones no llegaron a buen puerto y las asambleas de base rechazaron las propuestas efectuadas por el Centro de la Industria Lechera y Apymel, entidad que representa a las pymes lácteas.

El Consejo Directivo de Atilra dispuso «la realización de un paro total de actividades de veinticuatro horas, sin guardias, las que estarán a cargo del empleador, comenzando el mismo a partir de las cero del día viernes 6 de diciembre, finalizando a la hora 24 del mismo día».

Además, «a partrir de las cero horas del día sábado y hasta las 24 del domingo (por 48 horas) se deberá trabajar exclusivamente la jornada semanal tal cual lo establece el convenio colectivo de la actividad, absteniéndose de trabajar el franco; como así también en dicho período no se deberán realizar horas extras».

Estas medidas de fuerza se habían anunciado para principios de noviembre, pero luego la Secretaría de Trabajo de la Nación dispuso un período de conciliación obligatoria. La semana pasada hubo más negociaciones pero en definitiva no se llegó a un acuerdo para definir la pauta salarial de actualización y se anunciaron estas medidas de fuerza.
Desde el sindicato estiman que entre enero y octubre la inflación acumulada fue del 43,2 por ciento y afirman que, hasta ahora, ni siquiera percibieron el 23 por ciento de ajuste pactado para el primer semestre de 2019. A eso añaden un dos por ciento de desfasaje que quedó de 2018 y que recién se abonó en abril del corriente ejercicio.

En este contexto, la propuesta de las cámaras empresarias fue sumar un 36 por ciento escalonado hasta marzo, que significaría un incremento total para 2019 del 61 por ciento, porque consideran que el incremento del primer semestre fue del 25 por ciento.

La posición gremial es diferente porque consideran que a ese 25 por ciento hay que restarle el dos por ciento de desfasaje 2018 y un 4,5 por ciento por ciento que las industrias proponen que sea a cuenta de la negociación futura correspondiente a 2020.

En definitiva, Atilra opina que la propuesta patronal significa una actualización salarial del 54,5 por ciento que, si bien supera a la inflación, al ser aplicada en cuotas hasta marzo, se diluiría por efecto justamente de la suba constante de precios. Por eso no la aceptan y llamaron a medidas de fuerza.

Comentarios

Te estamos leyendo!
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?
Powered by